EdG: Una noche en la ópera

1

Hoy toca una escena clásica con los hermanos Marx discutiendo sobre un contrato y ridiculizando sobre el absurdo lenguaje legal de los contratos. He puesto la escena en inglés, porque siempre me ha molestado lo rápido que suena la versión doblada porque en castellano la frase es mucho más larga. Aún así, si queréis la tenéis aquí.

La lección de esta semana es simple. Los contratos deben protegernos legalmente, pero deben ser claros. Hay que tener en cuenta el lenguaje que es capaz de interpretar nuestro interlocutor, y adaptarnos a él. El trato entre ambas partes debe entenderse. Aprovechar el desconocimiento del otro y liar el lenguaje del contrato, ya sea de forma legal o técnica, no sólo demuestra falta de ética, sino que nos asegurará un conflicto posterior en la prestación del servicio o ejecución del proyecto.

ContratoSLA

About author

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert y va en camino de certificarse como PMP. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en Idiso, empresa de servicios de distribución hotelera, como responsable del equipo de desarrollo web.

1 comment

  1. Jose Carlos de la Peña 30 marzo, 2015 at 09:03 Responder

    Estoy totalmente de acuerdo en que es muy importante saber adaptar los términos a utilizar en función del oyente. Uno de los problemas que suele suceder es cuando el oyente quiere aparentar tener conocimiento especializado ,cuando realmente no es así y solo conoce levemente algún término. En esos casos recibirá un nivel de detalle que no podrá asimilar y cuando se vea desbordado terminará quejándose de que no quiere detalle porque no entiende lenguaje especializado o incluso reprochando a la otra persona que no sabe adaptar el lenguaje.

Post a new comment

Te puede interesar...

Echando a los buenos

Un buen día te levantas por la mañana y un miembro de tu equipo te dice que se va, que ha encontrado una oportunidad en ...