El Ninja

0

El perfil que hoy os traigo lo veo mucho en TI, pero seguro que en otros sectores también abunda. Hablamos del Ninja, una persona que sabe quitarse los fallos de encima sacudiendo a todo lo que se menea. El Ninja es un artista a la hora de convertir sus fallos en fallos de otros. Es capaz de zafarse de cuatro oponentes armados de razones y que ni siquiera le hayan venido venir. Ya sabes lo que dicen: Si le ves, él te ha visto antes. Si no le ves, estás muerto.

Descripción

Pongámonos en escena. En un proyecto intervienen recursos de dos áreas funcionales. El gestor de proyecto no tiene mucho control sobre los miembros de una de las dos áreas y ve que se retrasan. Les reclama los retrasos, pero no consigue desatascarlo. El gestor de proyecto habla con el responsable del área pero tampoco tiene éxito. Al final el tema sube un poco de importancia y termina en un comité de crisis, con la alta dirección. En ese momento, el responsable del área te dice que no entregaste la hoja de petición de recursos y consigue que parezca que la culpa del retraso es del gestor de proyecto. Está claro que es una simple excusa y que ese gestor no es culpable del retraso. Cierto que cometió un fallo al no entregar la hoja, pero las veces que hablo con los recursos o con el responsable del área, se lo podían haber dicho. El jefe de área tal vez no lo sabe, pero es un ninja.

Tengamos una cosa clara de los ninjas, sacuden en defensa propia. Un ninja no ataca si no le molestas. El problema de los ninjas es que no son capaces de hacer bien su trabajo. Entonces es fácil que les ataquen, y terminan desarrollando unas habilidades extremas de defensa. Siempre están alerta de cómo defenderse de los otros. Siempre están intentando acumular recursos para poder tirarlos cuando sea necesario. Si no eres un ninja, y vas de buena fe, el ninja te comerá vivo.

Pero, ¿Por que no son capaces de hacer bien su trabajo? En contra de lo que pudiera parecer, creo que no es que sean unos inútiles. He visto ninjas muy capaces. Normalmente es el clima en el que viven, en el que se les pide más de lo que pueden hacer. Yo creo que los ninjas no nacen, se hacen.

La fábrica de ninjas

Como ya he dicho un ninja se crea por su entorno. Suele ser un entorno en el que la gente va sobresaturada de trabajo. La presión de dirección también es elevada. En ese entorno es fácil que no cumplan con lo que se espera de ellos. Y como no cumplen, llegan las bofetadas de arriba. Como bien dicen al comienzo de Conan:

Aquello que no nos mata, nos hace más fuertes

Y eso le pasa a un Ninja, que poco a poco va desarrollando habilidades para su mayor problema: que le sacudan desde arriba. Su problema no es llegar tarde, es que le están sacudiendo. Así que poco a poco se va dando cuenta de que es más fácil buscar escusas, que hacer bien el trabajo. Y el ninja se crea.

Además los ninjas no suelen estar aislados. Un Ninja provoca una reacción en cadena, convirtiendo a la gente de su alrededor en Ninjas. Con el dojo montado, llegamos a una organización con un mal clima.

El ninja, puede entonces cambiar de organización, llevando consigo sus habilidades y su venita ninja. Por lo que puedes encontrarlos en cualquier parte.

Detectando ninjas

Lo siento pero no es fácil. La mejor manera de detectar a un ninja es cuando comienza a repartir. Si tienes suertes, le verás repartir contra otro. Tienes que aprovechar ese momento para ponerte sobre aviso. Si no tienes suerte, te la comerás tu primero.

Aún así hay maneras de verlos venir. Por ejemplo, en una reunión te sacan fácilmente compromisos. Son los típicos que cuando dices que harás algo, te preguntan cuándo, para correr a escribirlo en su libreta. Están acumulando munición. Son amigos de pedir por email, y de no contestar por email.

En cualquier caso, cuesta mucho detectarlos antes de que entren en acción. Lo mejor es que un compañero te advierta de que es un ninja, o no lo verás venir.

Una vez detectado

Bueno, ya tenemos al ninja detectado. El tema es si es parte de nuestro equipo o no. Si por ejemplo el ninja es del cliente, hay que tenerle mucho cuidado y tratarle con mucha mano izquierda. Si en cambio es de tu propio equipo (el que tú diriges), o de un equipo afín, entonces debes educarlo.

Vamos por partes. Si el ninja juega en campo contrario hay que tener siempre en cuenta dos máximas:

  • Intentar no darle munición.
  • Intentar no atacarle o que no sienta que le atacas.

Sin munición no te podrá atacar. Si no le atacas, normalmente él no ataca. Mi estilo suele ser el de establecer una relación de confianza. Avisarle de lo que puede salir mal. Pero en privado. Que no se vea amenazado porque pones a terceros en copia. Por ejemplo, imaginemos que tenía que entregar algo el día 10. Si no lo entrega, tú no llegarás a otra entrega el 20. Avisas por mail en el día 5 de que tiene que estar el 10 o si no no podrás llegar. Pero cuando se acerca la fecha del 8, entonces una llamadita en confianza, o un mail de tú a tú, o un café. Ahí es donde intentas empatizar y decirle que el 20 cuando no llegues será porque él no ha llegado. Y que todos lo sabrán. No porque tú vallas a decirlo, sino porque será obvio. Estás avisando, el ataque ya no nace de ti y has conseguido quitarle munición.

Si tenemos el caso de un ninja en campo propio, es cuestión de enseñarle el estilo de gestión correcto. Cuesta, pero a base de insistir e insistir se puede conseguir.

¿Eres un ninja?

Es posible que tú, lector, seas un ninja. Normalmente los ninjas no saben que son ninjas. Ellos creen que simplemente tienen más experiencia en este tipo de reuniones. ¿Te has sentido identificado en algo de lo que he dicho? ¿Buscas munición para protegerte? Si te empiezas a cuestionar si te aplica, es porque probablemente tengas algo de ninja en la sangre. Si ese es tu caso, revísalo y asegúrate de que usas tus habilidades para el bien. Un ninja sabe defenderse de los ninjas mejor que nadie, porque los huele. Úsa tus habilidades ninja para defenderte de ninjas, no para defenderte de quien realmente no intenta atacarte.

About author

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert y va en camino de certificarse como PMP. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en Idiso, empresa de servicios de distribución hotelera, como responsable del equipo de desarrollo web.

No comments

Te puede interesar...