Programar con música

0

Cada vez que saco este tema a una mesa comienza el debate. ¿La música ayuda al programador o le despista? No suele en tardar alguien en arrancar la frase dilapidaria “Depende de cada uno” y ante eso la conversación suele decaer. Pero yo no dejo de preguntarme si realmente ayuda o no.

Así que he hecho un poco de investigación por internet y aquí os traigo el resultado.

Música como sedante de la creatividad

La primera idea es que la música mantiene ocupadas a determinadas partes del cerebro y que reduce la capacidad creativa. Esta es la tesis que sostiene Javier Garzas en un su blog, sacando a escena un caso de un estudio de la Universidad de Cornell.

En este estudio supuestamente se estudió el efecto de la música en la programación sobre dos grupos de programadores a realizar un ejercicio con una pequeña trampa. Un grupo estaba en silencio y el otro con música. La mayoría de personas que descubrió la trampa en el problema era del grupo de la habitación del silencio.

De ahí se deduce que escuchar música reduce la creatividad necesaria para darse cuenta de la trampa del ejercicio.

Primero de todo, es que he buscado dicho estudio y lo más que he encontrado son referencias al libro Peopleware. Por lo que mi formación en investigación y esa mente crítica que tengo me obligan a ser escéptico sobre la existencia real de dicho estudio.

Aún en el caso de que fuese real considero que las bases del estudio no son extrapolables a situaciones reales. El ruido del ambiente, las distracciones, las conversaciones curiosas del de al lado, no están en este experimento.

Aún así, ahí queda la idea.

Música como liberador de dopamina

Por otro lado tenemos la teoría de que la música libera dopamina, tal y como se comenta en este artículo de mentalfloss, o se cita en este artículo del New York Times.

La dopamina está relacionada con el placer y la creatividad. De hecho casi cualquier cosa que consideremos placentera tiene que ver con la dopamina. Como la siguiente cita de un artículo de PBS sobre el consumo de drogas y la liberación de dopamina:

Dos hamburguesas son equivalentes a un orgasmo

Pero centrándonos en los programadores y el efecto de esta dopamina, tenemos a la Dra. Leisuk, que realizó su tesis doctoral sobre el efecto de escuchar música sobre la calidad del trabajo de los desarrolladores de sistemas de información. Justamente de lo que hablamos. Aquí podéis descargaros un paper sobre su trabajo publicado en la revista Psycology of Music. En el paper describe como cogió a programadores de dos ciudades y cuatro empresas, con rangos distintos de experiencia, costumbres y estudios musicales, para ver como les afectaba. El resultado, según el documento, es positivo en varios sentidos:

  • Mejora el humor de la persona, y por ende su motivación.
  • La calidad del trabajo aumenta
  • El tiempo dedicado a la tarea se reduce

Todo ventajas. Como corolario añade que los efectos se maximizan cuando se dan dos circunstancias:

  • La dirección anima al uso de la música en el trabajo.
  • El empleado está predispuesto a su uso.

No todo en programación es creatividad

Reconozcámoslo, gran parte del trabajo de un programador es repetitivo y tedioso. De vez en cuando nos encontramos con un problema y la creatividad es básica. Pero la mayoría del tiempo es casi mecánico.

Hay estudios que sostienen que en casos de tareas mecánicas el uso de la música ayuda a la productividad al evitar el aburrimiento y permitir estar concentrados más tiempo. Por ejemplo, en este del Dr. Fox en applied ergonomics, se hizo un experimento sobre tareas repetitivas con ruido de máquinas y música, determinando que la música permitía ser más productivo. O este otro sobre resolver un problema fácil (reconocer letras) con ruido o con ruido y música, determinado que el caso de poner música al ruido era más productivo.

Pero vamos, no estamos descubriendo nada. ¿En qué trabajo repetitivo tradicional no podemos encontrar canciones para mantener a la gente contenta y de buen humor? No es lo mismo picar piedras en una cantera que hacerlo al ritmo de una canción.

Romper el flujo de trabajo normal

Ya os he comentado en otro artículo lo importante que es lo que yo llamo situación de flujo. En un entorno de oficina hay múltiples elementos que te sacan del flujo. La música puede permitirte aislarte de ese mundo de interrupciones y dejarte entrar en flujo. La idea es que la música no te saque del flujo y te permita trabajar.

En este artículo de Business Insider sostienen que hay varios aspectos a la hora de elegir música productiva como por ejemplo:

  • Que ya esté en una lista que no haya que ir seleccionando de tanto en tanto
  • Sin letra
  • Sin sobresaltos.
  • Que te gusten, pero no demasiado
  • Con sonidos de la naturaleza

En el artículo hay una gran lista de consejos y referencias a artículos. El tema es que no te protejan tu situación de flujo, pero que no te saquen de ese flujo. La música no debe ser una distracción más.

Sinceramente creo que escuchar un programa despertador como Buenos días Javi y Mar no cumple la mitad de estos consejos.

Alta dependencia con la persona

Como se cita en este artículo sobre las distracciones de la música de fondo:

No a todos los trabajadores les gusta la música cuando trabajan. Del 1 al 10 por ciento de ellos son molestados por la música

En este artículo correlan la molestia de la música con las edades, tipo de trabajo y otros factores.

Números similares salen de un estudio del que se hacen eco en el Daily Telegraph, en donde dicen que el 90% sale beneficiado de la música.

Conclusiones

No sé vosotros, pero yo creo que en general es positiva. Sobretodo hoy en día en el que las oficinas con espacios diáfanos están de moda. Yo personalmente si necesito entrar en flujo en el trabajo, me pongo música. En cambio en casa, no lo hago.

Pero no vale para todo el mundo y en todos los casos. Hay gente que le molesta. Y hay gente que convierte la música en una distracción.

Al final, creo que me quedo con la frase del principio: “Depende de cada uno”.

About author

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert y va en camino de certificarse como PMP. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en Idiso, empresa de servicios de distribución hotelera, como responsable del equipo de desarrollo web.

No comments

Te puede interesar...

EdG: ARGO

Esta es la mejor mala idea que tenemos con diferencia